Saltar al contenido

Cómo calcular Plazos Fijos en Argentina

Calculadora de plazos fijos

Hace meses se viene hablando de los plazos fijos en Argentina. Los medios comentan sobre la tasa de interés, ganarle a la inflación, si hay que pagar ganancias, la renta financiera, el ahorro y el consumo. Salen nuevas normas que nos dicen qué podemos hacer y qué no podemos hacer, qué impuestos pagar y de qué estamos exentos. Acá te contamos desde el principio todo lo que hay que saber para entender qué es un plazo fijo, si efectivamente te conviene constituir uno y de qué manera. ¡No te pierdas la calculadora que simula plazos fijos para conocer los rendimientos antes de tomar una decisión!

¿Qué es un plazo fijo?

Es una operación financiera que paga un interés por dejar durante un tiempo determinado un monto de dinero en una entidad financiera. Es decir: un individuo o una empresa deposita una suma de dinero en un banco por un plazo preacordado y, al final de ese período, va a recibir más dinero del que depositó. Es como recibir una compensación por un préstamo que se le hace a un banco o a una entidad financiera, en contraprestación a que podrá utilizar tu dinero libremente durante ese plazo, y devolverlo con intereses al final del período. Entonces, un plazo fijo está compuesto por tres variables:

Una suma de dinero que se deposita
Un plazo de tiempo
Una tasa de interés

¿Cómo decido la suma de dinero a depositar?

La suma de dinero la elegís vos. Lo que hay que tener en cuenta es que no se puede disponer de esa plata durante el período del plazo fijo, por lo que tiene que ser dinero que sepas que no vas a utilizar y que no vas a necesitar, porque no se puede sacar del banco hasta el vencimiento (excepto los pre-cancelables, de los que vamos a hablar más abajo). De todos modos, hay mínimos para poder realizar este tipo de operaciones: por lo menos de $1000, sea en pesos o en dólares.

¿Por cuánto tiempo hago un plazo fijo?

La extensión también la elegís vos. En general, el plazo mínimo que permiten los bancos es de 30 días. Si querés dejar el dinero por más tiempo, la mayoría de las entidades permiten sumar de a 30 días: es decir, que se pueden realizar a 30, 60, 90 o 120 días y así sucesivamente. Casi ningún banco permite elegir una cantidad de días que no sea múltiplo de 30. Al elegir el plazo para realizar el depósito, es importante volver a recordar que con los plazos fijos tradicionales no se puede retirar el dinero hasta el vencimiento elegido. Los plazos fijos de más de 180 días permiten el pago mensual de intereses, a diferencia de los plazos fijos de menor duración, en los cuales las ganancias únicamente se pueden obtener al final del período completo.

¿Qué es la tasa de interés y cómo se determina?

Es el porcentaje de dinero extra que vas a recibir cuando finalice el plazo que seleccionaste para la inversión. La deciden los bancos y las entidades financieras, de acuerdo con un valor de referencia que establece el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Cerca de ese valor, cada banco ofrece su propia tasa. Por eso suelen ser similares, aunque hay diferencias.

Tasa de interés para Plazo Fijo

Hay que tener en cuenta que la tasa es anual y que se debe calcular según la cantidad de días durante los que se realiza el depósito. Esto quiere decir que si mi depósito es de $50.000 pesos y la tasa de interés es del 1%, solo voy a recibir $500 pesos si deposito ese monto durante un año entero. Si lo deposito durante 30 días, voy a recibir $41 (el proporcional por un mes), y si lo deposito durante 180 días, voy a recibir $250 pesos (el proporcional por 6 meses).

Más allá de lo anterior, la tasa también cambia según el plazo que se elige. Cuanto más dura el depósito, mayor suele ser la tasa. Una vez elegido el plazo, la tasa en general es fija, aunque algunos tipos de plazos fijos tienen tasa variable. No está de más recordar que los intereses se generan en la moneda en la que se realiza el depósito, ya sea pesos argentinos o dólares estadounidenses. Los plazos fijos en dólares rinden menos en porcentaje que los plazos fijos en pesos. En ambos casos, hay que comprar las tasas que ofrecen los diferentes bancos. El Banco Nación y el Banco Provincia suelen ser los que mejor ganancia dejan.

Calculá tu plazo fijo

Cuando se calcula el rendimiento de un plazo fijo hay que tener en cuenta las tres variables que explicamos más arriba. Calculá tu plazo fijo usando el simulador y conocé de antemano qué rendimiento podría tener tu dinero:

¿Cómo hago un plazo fijo?

Los plazos fijos hoy en día se realizan principalmente de manera digital, desde los diferentes homebanking, e incluso, desde el celular con las apps de los bancos. De todos modos, también se pueden concretar telefónicamente, a través de los centros de atención de cada entidad. Tradicionalmente se realizaban trasladando el dinero a la caja de un banco de manera presencial, y se recibía un comprobante que había que mostrar para retirar el dinero al finalizar el período. Hasta hace muy poco, si se quería operar con un banco diferente al de la radicación de la propia cuenta (porque ofrecía una mejor tasa), la única forma era hacerlo de manera presencial. Ahora ya es posible poner el dinero en otro banco que vos quieras, desde la comodidad de tu casa o con tu celular.

¿Cómo son los pasos para constituir un plazo fijo online?

Para realizar un plazo fijo desde internet no es necesario tener una cuenta de inversión (llamada cuenta comitente). Se hace directamente desde la caja de ahorro o desde la cuenta corriente. En general, todos los homebanking tienen la posibilidad de realizar estas operaciones desde los portales, siguiendo los sencillos pasos de determinar el monto a depositar y luego el período. La tasa de interés no la elegís vos, sino que la eligen las entidades financieras. En general, los bancos suelen ofrecer mejores tasas cuando los plazos fijos son electrónicos.

Se recomienda comparar las tasas de interés de los diferentes bancos antes de constituir el plazo fijo. Desde mayo de 2019, ya no es necesario ser cliente de la entidad financiera en la que se va a constituir un plazo fijo en pesos de manera online, sino que se puede elegir hacerlo en otro banco (como dijimos antes, anteriormente para hacer un plazo fijo en un banco del cual uno no era cliente había que llevar el efectivo a la caja). Si uno no es cliente, la operación comienza en la página del banco elegido y finaliza en el homebanking de la entidad en la que uno es cliente, desde donde se aprueba el depósito.

Cuando se opera desde las plataformas digitales, el plazo fijo se constituye en el acto, no hay que esperar ninguna autorización por parte del banco. En todo caso, si se trata de una empresa, se requerirá la autorización de los administradores, a través de un Token o de la Firma Digital, por cuestiones de protocolos de seguridad.

Al momento de constituir el plazo fijo, el usuario debe elegir entre volver a recibir el dinero y el interés en su cuenta (sea del banco que sea) o reinvertirlo automáticamente. Esto permite renovar el plazo fijo de manera automática, con las mismas condiciones elegidas para el plazo fijo vencido.

¿Por qué realizar un plazo fijo?

El plazo fijo permite obtener una ganancia con poco riesgo a partir de un dinero que uno tiene y que no va a utilizar para otra cosa. Dicho de otro modo: es una manera de ahorrar. En países con alta inflación, como la Argentina de los últimos años, un plazo fijo puede ser una buena forma de mantener el valor del dinero, más que de realmente ganar valor. Las tasas en pesos han alcanzado picos de 60% anual, impulsadas por el BCRA para hacer frente justamente a una inflación galopante. Al subir o bajar las tasas de interés, los gobiernos promueven o desalientan el ahorro y el consumo. Las tasas en dólares son mucho más bajas y rondan un 1% anual

Sin tener en cuenta la coyuntura específica de la Argentina, si se piensa la constitución de un plazo fijo como una inversión, tiene menos riesgo que la compra de bonos o de acciones porque no se está adquiriendo algo que puede subir o bajar en valor, sino que se está haciendo un compromiso de dejar el dinero inmóvil durante un plazo determinado, y entonces no se puede perder capital. Además, desde el momento que se constituye la operación se sabe exactamente cómo será el rendimiento y cuándo, por lo que no es necesario tener ningún tipo de conocimiento financiero para hacerla. Por otro lado, no es menos cierto que en general los plazos fijos no son la inversión que mayor rendimiento ofrece (aunque muchas veces el caso argentino es la excepción, por lo que explicamos más arriba), por ser justamente la que menor riesgo representa. Además, los plazos fijos no implican ningún costo, independientemente de la entidad donde se decida realizarlos.

Cómo ahorrar tu dinero

En un caso extremo, como que la entidad financiera donde está constituido tu plazo fijo quebrara, el dinero depositado se encuentra asegurado por el fondo de garantía de los depósitos, de acuerdo con la Ley 24.485, con fondos aportados por los bancos. A partir de marzo de 2019, esta garantía cubre hasta $1.000.000 de pesos por persona, por cuenta y por depósito.

¿Qué tipos de plazo fijo existen en Argentina?

Cada entidad financiera ofrece diferentes posibilidades de acuerdo con su propia cartera de productos y servicios, pero la mayoría pone a disposición plazos fijos tradicionales, plazos fijos UVA y plazos fijos pre-cancelables.

Plazos fijos tradicionales
Básicamente los que explicamos más arriba: se deposita un monto determinado durante un periodo pre-establecido de tiempo con una tasa de interés dada por la entidad financiera donde se realiza la operación. No se puede retirar el dinero durante ese plazo y, al final del período, se recibe un rendimiento financiero de acuerdo con la tasa de interés.
Plazos fijos pre-cancelables
Como el nombre lo indica, se pueden cancelar antes de tiempo. Esto significa que se puede retirar el monto invertido en cualquier momento, pero por ello se recibe una tasa de interés menor a la establecida al momento de la constitución.
Plazos fijos pre-cancelables UVA
Cuyas siglas se refieren a la unidad de valor adquisitivo, tienen una tasa variable que se actualiza con el índice de Coeficiente de Estabilización (CER). Es decir, con las variaciones del índice de precios al consumidor. Entonces se recibe un interés extra que surge de esa actualización. Los plazos para realizar este tipo de depósito pueden estar restringidos a periodos más largos en el caso de algunos bancos. Lo positivo de este tipo de plazos fijos es que permiten protegerse contra la pérdida de valor monetario que produce la inflación.

Si hago un plazo fijo, ¿qué impuestos tengo que pagar?

El dinero que rinden los plazos fijos se considera una ganancia. Es por eso que, sobre esos montos, se deben pagar impuestos. Como su nombre lo indica, se trata del impuesto a las ganancias. Sin embrago, a partir de este año, corresponde presentar una declaración jurada aparte, que se conoce como “renta financiera”. Los plazos fijos en pesos pagan un 5% de los intereses generales, mientras que los plazos fijos en dólares y los plazos fijos en pesos indexados por UVA pagan el 15%. Estos impuestos se abonan si se supera el techo del mínimo no imponible establecido por la ley vigente, según las reglamentaciones de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). No dejes de consultar a un contador.

Entonces, plazo fijo ¿Sí o no?

Las decisiones financieras son decisiones personales. Los plazos fijos tienen como ventaja su poco riesgo, con poco lugar para la especulación financiera. Pero tienen la desventaja de tener un rendimiento bajo en comparación con otras modalidades de inversión. Sin embargo, en Argentina, desde hace algunos años, son una manera muy eficaz de mantener el valor de los ahorros, para que se desvaloricen lo menos posible por la inflación y las devaluaciones. En todo caso, si ese dinero no tiene otro destino, y lo vamos a dejar depositado en el banco de todas maneras, definitivamente no hay mucho que pensar: en ese caso, no tendríamos nada que perder y conviene invertir en un plazo fijo.